¡Resiste!

¡ALERTA! CONTINÚA PROVOCACION CHILENA CONTRA ESTADO PERUANO

Publicado: 2012-06-06

El gobierno chileno continúa desarrollando la hipótesis de provocar un incidente armado con el Perú, cuya concepción prevalece en el pensamiento estratégico que guía su Política Nacional (responsabilidad del jefe de Estado) como la Estrategia Militar (a cargo del conductor de las operaciones militares: el jefe del Estado Mayor Conjunto).

Ello, en función del objetivo político[1] definido por el presidente Sebastián Piñera, de no ceder soberanía marítima sobre la zona materia del proceso contencioso seguido por nuestro país contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Esto, porque consideran es un mar de su propiedad que forma parte de la integridad territorial de Chile. Ello, dizque en base a los “tratados” de 1952 y 1954.

Y a ese esquema político – estratégico obedece la redefinición de la estructura organizacional de sus Fuerzas Armadas, la reconceptualización de su doctrina (bajo el modelo correspondiente a la fase de Guerra de Tercera Generación: 3GW) y la preparación de su fuerza militar conjunta. Todo ello con la disposición de un sistema de armas de carácter ofensivo[2], cuyo centro de gravedad está orientado hacia la frontera con Perú.

Eso, explica el hecho del por qué Chile viene realizando actividades de espionaje contra el Perú mediante agresivas operaciones especiales de inteligencia que han causado grave daño a nuestra Defensa Nacional.

¿Cómo?

Mediante el empleo de espías reclutados – por sus aparatos de inteligencia militar – dentro del personal de la Fuerza Aérea del Perú (FAP). Ello, para que le brinden información secreta que revele el nivel de operatividad de nuestras Fuerzas Armadas y los sistemas defensivos que tenemos.

¿Con qué finalidad?

Para favorecer sus posiciones de defensa y seguridad a través de medios no legales. Por objetivos netamente ofensivos contra el Perú.

Claro está, aprovechando que no funciona en el país el Sistema de Contrainteligencia (SICON) que como oficial encargado – por la Jefatura del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) – tuve la delicada misión de organizarlo y hacer que funcione en la década de los 90 como el “sistema inmunológico” del Estado peruano. Esto, durante la gestión del presidente Alberto Fujimori[3].

¿Por qué no funciona el SICON?

Porque fue miopemente desactivado durante el gobierno de Alejandro Celestino Toledo Manrique (2001-2006) por móviles de odio, revanchismo y venganza contra las Fuerzas Armadas.

Y no fue reconstituido durante el régimen de Alan García Pérez (2006-2011). Ni tampoco por su sucesor. Pese a que el presidente Ollanta Humala Tasso lleva diez meses en el cargo ¡Increíble!.

Ahora bien, a partir del supradicho marco de referencia, se ha producido en Chile un nuevo hecho objetivo el cual desde la perspectiva de la inteligencia predictiva peruana, constituye una actividad reveladora reciente. Y que se debe utilizar en la interpretación dentro del Ciclo de Producción de Inteligencia bajo el principio general de la probabilidad.

¿Por qué?

Porque de per se es un elemento de gran importancia que proporciona a los analistas de inteligencia indicaciones de lo que podría hacer el vecino país del Sur, en el corto plazo, en sus relaciones con Perú.

¿Cuál es el hecho objetivo? Veamos

El 21 de mayo último, el presidente Sebastián Piñera, realizó en Valparaíso su tercera presentación anual ante al Parlamento para dirigir un mensaje a la Nación. Ello, con la finalidad de rendir cuentas de su gestión gubernamental. Y es en dicho escenario – que tenía la atención de toda la opinión pública chilena – donde en medio de su discurso lanzó una expresión provocadora contra el Perú. La cual en esencia y sustancia constituye una velada amenaza.

En efecto, el hablar sobre la política exterior de su país, se refirió particularmente a sus relaciones con Perú y Bolivia.

Respecto a nuestro país, al tratar sobre el diferendo marítimo entre Chile y Perú, señaló que su gobierno seguirá “defendiendo en las cortes de La Haya nuestros mares y nuestra soberanía, en el marco del derecho internacional”.

Y aprovechó su pronunciamiento con relación al tema internacional para no sólo dejar en claro que es imposible que su gobierno ceda un kilómetro de mar al Perú. Sino que tienen el poderío bélico para respaldar esa decisión con su imponente fuerza militar. La cual está “expedita” para actuar.

Ese hecho, se ve reflejado en la siguiente expresión: “Nuestras fuerzas armadas se encuentran plenamente capacitadas para cautelar nuestra soberanía, proteger nuestro territorio y garantizar la paz, además colaborar con el desarrollo de nuestro país”. A buen entendedor pocas palabras. ¿Se buscaría alterar las relaciones diplomáticas entre ambos países? Pronto lo sabremos.

Estas declaraciones desafiantes e inamistosas del jefe de Estado chileno, obedecen al desarrollo de una estrategia política y militar, en adecuada concordancia con el objetivo político fijado por el presidente Sebastián Piñera. Y cuya segunda forma de acción – detallada en un artículo anterior mío[4] - es provocar e inducir un incidente armado con Perú, utilizando la gran capacidad militar que disponen.

¿Por qué motivos?

Porque temen que la Corte Internacional de Justicia de La Haya emita una sentencia que delimite jurídicamente de manera equitativa la zona marítima en controversia. Y que dicho Órgano Jurisdiccional Supranacional le dé parte de ella a nuestro país.

La verdad monda y lironda es que la clase política chilena, sus Fuerzas Armadas y la gran mayoría de población, no están dispuestos a ceder el más mínimo espacio marítimo al Perú, en el caso de un fallo definitivo que les sea adverso. Además, esa es la posición de un 73% de la opinión pública de dicho país. Ello, durante los dos últimos años. ¿Qué les parece?

Entonces Chile para tratar de salirse del proceso contencioso en giro ante La Haya, y evitar llegar a la fase oral que será en diciembre de 2012, viene desarrollando un plan bien concebido y con propósitos estratégicos definidos. Para esto tienen a sus Fuerzas Armadas bien entrenadas, bien equipadas, hábilmente balanceadas y, reitero, “listas” para actuar.

Es por eso que ante el hecho que la Tercera Brigada de Caballería del Ejército Peruano, acantonada en Tacna, no ha pisado el palito, ni caído en lo que fue la fallida “operación encubierta con fines de provocación” ejecutada en febrero de 2012[5], por personal militar chileno que ingresó en nuestro territorio vulnerando la soberanía peruana con la misión de buscar una respuesta armada, y no lo lograron. Ahora se recurre al más alto nivel político con el mismo objetivo. Pues solo faltan seis meses para la fase oral.

La referencia del mandatario chileno sobre la demanda de Perú ante La Haya se da en un momento difícil de su administración: su popularidad en el cargo se ha visto menguada y los cuestionamientos a su gestión no se han hecho esperar. Su actual aprobación es de 26% y la desaprobación es de 66%. Según la última encuesta realizada a nivel nacional por la empresa de opinión Adimark.

A esto obedece que en su mensaje a la Nación haya efectuado un mea culpa. “Sé que hemos cometido errores y pido perdón por ello”. Esto, en medio de carteles en contra de su gobierno en el hemiciclo y la ausencia de algunos parlamentarios de oposición en protesta por el clima político. Así como marchas de trabajadores y estudiantes por mejoras sociales en Valparaíso, en coincidencia con la rendición de cuentas por parte del presidente ante el Parlamento.

Con relación al país altiplánico, señaló que “Seguimos abiertos al diálogo franco y fecundo con Bolivia, siempre dentro del marco del fiel cumplimiento del Tratado de 1904”, que puso fin a una guerra librada a fines del siglo XIX entre ambos países.

A guisa de comentario, recordemos que a fines de marzo de 2012, el presidente boliviano, Evo Morales, imputó a Chile de ser “un mal vecino” por no restituir la salida al mar perdida durante la Guerra del Pacífico.

Esta guerra se saldó definitivamente con el Tratado de Paz y Amistad firmado en 1904. Ello, 20 años después del fin de los combates, y que fijó los límites entre los dos países.

Pero, Bolivia considera que Chile le arrebató territorios de manera ilegítima. Y por eso en el 2011 el jefe de Estado de dicho país anunció que demandaría a Chile ante un tribunal internacional aunque todavía no ha señalado una fecha cierta para materializar dicha acción.

Como producto de la falta de acuerdo sobre este tema, Chile y Bolivia carecen de relaciones diplomáticas formales desde marzo de 1978. Ello, cuando el general Augusto Pinochet Ugarte presidía el gobierno militar en Chile, y el general Hugo Banzer Suárez, jefaturaba el régimen militar en Bolivia.

Ahora bien, toda esta situación señalada párrafos ut supra (relaciones con Perú y Bolivia, como la crisis social interna en Chile) tiende agudizarse a medida que va pasando el tiempo.

¿Por qué?

Porque en el 2013 la Corte de La Haya emitirá sentencia (abril o mayo), y es también un año electoral para los chilenos donde la Concertación (izquierda) encabezada por Michelle Bachelet, aspira llegar nuevamente al poder y desplazar a la derecha que representa Piñera

En ese contexto, el actual mandatario chileno antes de haber dado su tercer mensaje anual ante el Parlamento de su país, es obvio que previamente ha dispuesto de la “apreciación de inteligencia estratégica” formulada por la División de Análisis y Planificación de la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI), cuyo director es el abogado y magister en Lógica y Filosofía de las Ciencias, Gonzalo Yuseff Quirós.

Dicho documento tiene que haber reunido toda la información posible de los diferentes escenarios de riesgos y amenazas a la seguridad nacional como a la estabilidad y gobernabilidad. Ello, a fin de anticiparlos y estar preparado para actuar proactivamente.

Brindando así conocimiento útil y oportuno en el campo de acción de la inteligencia estratégica en las relaciones internacionales del Estado chileno. Como de la evolución situacional en el ámbito interno.

Lo cual ha servido de herramienta en la toma de decisiones del presidente Piñera para la formulación de los contenidos en su aludido mensaje presidencial.

Es evidente que la ANI para asesorar al presidente de la República y a los diversos niveles superiores del Estado, tiene que haber proyectado los desafíos que puedan afectar la defensa nacional de Chile para los años 2012 y 2013. Así como señalar cuáles son posibles factores de perturbación al orden interno en dicho ámbito temporal.

Para elaborar la visión estratégica del Estado en las circunstancias actuales, los analistas de la predicha división de la ANI, han formulado diversas hipótesis diseñando escenarios estratégicos simulados favorables o desfavorables que permitan al decidor político (el jefe de Estado) visualizar las posibles contraposiciones de interés a los objetivos nacionales y políticos de Chile.

En esa línea de pensamiento, dicho organismo de inteligencia viene jugando un rol de primer orden en el campo de las relaciones internacionales de Chile como entidad asesora de gobierno, otorgando toda la inteligencia estratégica necesaria para que sus decisiones sean correctas. Y sin pretender ser una suerte de pronóstico infalible, es producida con rigor científico.

Estando a la coyuntura internacional y considerando que el diferendo marítimo ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya se encuentra en tránsito a la fase final, estimo que el análisis prospectivo formulado por la ANI – dado su carácter estratégico – ha comprendido el concepto de plazo como el elemento tiempo.

Dicho esto, estando a las precisiones dadas, utilizando el método de los escenarios que es el más adecuado para analizar la posible situación que podría darse en las relaciones de Chile con Perú y Bolivia, así como las implicancias que ello conllevaría en su frente interno, considero que la ANI habría proyectado los siguientes escenarios:

· Un primer escenario, que va desde mayo del presente año hasta fines del mes de noviembre de 2012. Es decir sólo serían seis meses el plazo y tiempo que dispondría el gobierno chileno para tratar de salirse del proceso contencioso ante La Haya. Ello, claro está, antes de iniciarse la fase oral que inexorablemente será en diciembre de 2012. Y para eso, tienen cuatro posibles formas de acción, una de las cuales está en pleno desarrollo: la provocación inducida.

· Un segundo escenario, es esperar hasta abril o mayo de 2013, en que la Corte de La Haya emitiría el fallo definitivo con la posibilidad que sea adverso a Chile.

· Un tercer escenario, que tiene implicancias en la estabilidad y gobernabilidad es que un 73% de la opinión pública chilena a nivel nacional, no están de modo alguno dispuestos a ceder el más mínimo espacio marítimo al Perú en el supuesto de una sentencia cuyo resultado sea negativo a Chile. Lo cual podría generar una situación de convulsión interna en caso de darse dicho fallo.

· Un cuarto escenario, es que entre el 3 y 5 de Junio de 2012 se realizará en la ciudad de Cochabamba, Bolivia la Asamblea General 42 de la OEA, en donde el canciller boliviano planteará que Chile le otorgue su salida al mar que perdió en la Guerra del Pacífico, cuando se enfrentó a dicho país.

· Un quinto escenario, es la baja popularidad del presidente Piñera (26% de aprobación en mayo 2012) la cual viene descendiendo sostenidamente en un porcentaje de 3% mensual. Y que será difícil recuperar dicha barra cuantitativa debido a la crisis social existente en Chile. Ello, podría significar que para noviembre de 2012, el mandatario chileno podría estar con una diminuta aprobación de 8%. Con lo cual caería posiblemente en una situación interna de impopularidad que se traduciría en ilegitimidad. Y que afectaría la gobernabilidad del país.

· Un sexto escenario, es que en noviembre de 2013 se realizarán las elecciones presidenciales en Chile, en donde insisto, la Concertación (izquierda) dirigida por Michelle Bachelet, buscará llegar nuevamente al poder y desplazar a la derecha (Piñera).

· Un séptimo escenario, es que Bolivia decida recurrir a la Corte Internacional de Justicia de La Haya demandado al Estado chileno con el objetivo de lograr salir al mar con soberanía. Ello, tomando como precedente la aptitud adoptada por el Estado peruano.

· Un octavo escenario, es que políticamente el presidente Piñera – como representante de la derecha – es difícil que culmine su gestión gubernamental aceptando una sentencia que recorte su soberanía marítima. Pues sería la sepultura histórica de esa opción política ante la opinión pública de su país.

· Un noveno escenario, es que el nuevo gobierno de Michelle Bachelet, que podría suceder a Piñera, será igualmente difícil inicie su gestión presidencial aceptando una cesión semejante. Tanto más que duramente su primer régimen, en el 2010, fue ella quien aprobó el tercer “Libro de la Defensa Nacional de Chile 2010”, que recibió del ministro de Defensa Francisco Vidal. Y la posición de su gobierno consignada en la página 149, es que la demanda peruana “NO TIENE MERITOS NI FUNDAMENTOS”. Además, recordemos que durante su administración fue ella – como hija de un general de la FACH- quien adquirió los aviones cazabombarderos F-16, los cuales están listos para producir la Parálisis Estratégica del Perú.

· Un décimo escenario, es la posición que tienen las Fuerza Armadas y las policías de Carabineros e Investigaciones, cuyo dispositivo, composición y fuerza, insisto, tiene como centro de gravedad el teatro de operaciones del Norte (frontera con el Perú). Las cuales vienen desarrollando la Estrategia Militar, en función del objetivo político del gobierno, reitero de no ceder soberanía marítima sobre la zona materia del proceso contencioso ante la Corte de la Haya.

· Un undécimo escenario, son las inversiones chilenas en el Perú, las mismas que por su cuantía no constituirían un obstáculo a lo que representa el interés nacional y los objetivos nacionales de Chile. En todo caso podrían ingresar nuevamente al Perú con mayor intensidad en lo que sería la fase de reconstrucción para la dominación económica de nuestro país. Ello, post conflicto.

Estando a la proyección de dichos escenarios, es que el presidente Piñera ha estructurado los contenidos de su mensaje para cuando daría lo que se conoce en Chile, reitero, como la cuenta anual ante el Congreso.

Y a ello obedecería la mención al proceso contencioso ante La Haya. Como lo expresado con respecto a sus Fuerzas Armadas. Advirtiendo que están “listas” y “expeditas” para actuar y defender la soberanía marítima de Chile.

Claro está, también con el propósito de frenar la caída de popularidad buscando sintonizar con ese 73% de chilenos que, valga la redundancia, no están dispuestos a ceder el más mínimo espacio marítimo a nuestro país. Si la sentencia es negativa.

Asimismo, con el objetivo de neutralizar la demanda marítima que contra Chile llevará el canciller boliviano, David Choquehuanca, a la Asamblea General de la OEA que, insisto, se realizará en Cochabamba, Bolivia.

Además, a esto responde el hecho que el ministro de Relaciones Exteriores chileno, Alfredo Moreno, haya brindado posteriormente una entrevista al diario “El Mercurio” de Santiago de Chile, señalando que el tema marítimo con Bolivia es un asunto bilateral. Y que la OEA “carece de competencia para intervenir”, pues existe entre Bolivia y Chile el tratado de Paz y Amistad de 1904.

Pues bien, en líneas generales esa sería la situación política y estratégica de Chile para los próximos meses. La cual considero – en base a mi experiencia como oficial de operaciones de campo y luego como analista de Inteligencia Estratégica – una seria y peligrosa amenaza a la Seguridad Nacional del Perú. Ello, como hipótesis de gran posibilidad.

¿Por qué?

Porque todos los indicios apuntan a que el gobierno del presidente Piñera se habría decidido por continuar desarrollando el primer escenario – descrito precedentemente – el cual constituirá una amenaza de la mayor dimensión estratégica que podría afectar nuestra soberanía, así como la estabilidad del gobierno peruano. Ello, de darse ese presunto escenario de crisis antes de fines de 2012.

La actual conducción política del Estado peruano (cuya responsabilidad recae en el presidente de la República), el Consejo de Seguridad y Defensa Nacional, así como la Estrategia Militar a cargo del nuevo Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, no deberían perder la perspectiva frente al peligro que representa dicha situación. Y no centrar toda su atención únicamente a los problemas del VRAE y La Convención. Dejando de lado esta otra amenaza.

Ojala no sea así, e históricamente no suframos nuevamente las consecuencias de la imprevisión política y militar.

Recordemos que por tradición las Fuerzas Armadas de Chile sólo entienden un idioma: “ACCION” y sólo respetan una palabra: “FUERZA”.

Los peruanos no debemos olvidar que la victoria favorece a los que se preparan para los momentos difíciles.

Advertidos estamos - con anticipación - de lo que posiblemente podría suceder durante los próximos seis meses. Ya lo sabemos ¿Qué esperamos?

[1] Montesinos, Vladimiro: “QUE BUSCA CHILE?” Antes del fallo de la Corte de La Haya (Segunda y última parte) publicado en Facebook, el viernes 17 de febrero de 2012 a las 19:49.

[2] Montesinos, Vladimiro: “LA INTELIGENCIA ESTRATEGICA FRENTE A LOS ESCENARIOS DE RIESGOS Y AMENAZAS” publicado en Facebook, el jueves 26 de abril de 2012 a las 20:01

[3] Montesinos, Vladimiro: “Espionaje Chileno. Operaciones Especiales de Inteligencia contra el Estado Peruano” Ezer editores, Lima, octubre de 2010.p. 11.

[4] Montesinos, Vladimiro: “QUE BUSCA CHILE?” Antes del fallo de la Corte de La Haya (Segunda y última parte) publicado en Facebook, el viernes 17 de febrero de 2012 a las 19:49.

[5] Montesinos, Vladimiro: “!CUIDADO: PROVOCACION INDUCIDA CHILENA CONTRA PERU! (Primera Parte) publicado en facebook, el domingo 11 de marzo de 2012 a las 21:26.

 Por Montesinos Torres


Escrito por


Publicado en

VIVA EL PERU

Otro sitio más de Lamula.pe